domingo, 11 de junio de 2017

Corona de sonetos por el grupo:
Malditos Bastardos.

Dedicada a Antonio Machado.

Soneto madre

Tuvo mi corazón, encrucijada
de cien caminos, todos pasajeros,
un gentío sin cita ni posada,
como en andén ruidoso de viajeros.


Hizo a los cuatro vientos su jornada,
disperso el corazón por cien senderos
de llana tierra o piedra aborrascada,
y a la suerte, en el mar, de cien veleros,


Hoy, enjambre que torna a su colmena
cuando el bando de cuervos enronquece
en busca de su peña denegrida,


vuelve mi corazón a su faena,
con néctares del campo que florece
y el luto de la tarde desabrida.


Antonio Machado


Soneto I


Tuvo mi corazón, encrucijada
de recuerdos y enfáticas opciones,
una súbita pena atravesada
al evocar antiguas pulsaciones.


No comprendió el latido apenas nada
en la etapa de aciagas decisiones,
allá donde la duda estuvo anclada,
aguardando respuesta a sus cuestiones.


Elegir entre crónicas dispares
le llevó a los difusos paraderos
en que el sino quebraba sus pilares.


Ignoró los cadalsos venideros,
pues vio las perspectivas similares
de cien caminos, todos pasajeros.


Soneto II

De cien caminos, todos pasajeros,
convergen en mi mente mil vivencias,
mil sueños destrozados, mil te quieros,
mil tristes despedidas, mil dolencias,


que transcriben en versos los jilgueros;
y siento que me invaden las presencias
de cien pobres mortales, limosneros,
arrastrando costales de impotencias.


Me asalta, despiadado y contundente,
cargando a paso lento sus lesiones
al son de una canción desentonada


que suena en mi interior constantemente,
desvelando ante mí sus frustraciones,
un gentío sin cita ni posada.


Soneto III

Un gentío, sin cita ni posada
traspasaba las últimas fronteras
de una España llorosa, ensangrentada,
que lleva de estandarte sus quimeras.


Vinimos de una tierra desgarrada
por el odio, la guerra, por las fieras
y partí con tristeza en la mirada
al encuentro de nuevas primaveras.


Albergué pensamientos en la mente
de aquellos que lucharon en la vida
con el honor que claman los guerreros.


Con brazos que sostienen al doliente,
me fugué con el alma malherida
como en andén ruidoso de viajeros.


Soneto IV

Como en andén ruidoso de viajeros,
perseguían mis pasos la amarilla
puesta del sol en busca de luceros
para alumbrar la oscura y vaga orilla.


Sepultada en los humos de los meros,
mi existencia de ensueños, tan sencilla,
vio morir a sus frutos prisioneros
sin ver el resplandor de su semilla.


Ahora, con la luz de intenso amor
y en mi pecho una aurora defraudada,
olvido toda muerte y el dolor


que brotaba de mi alma enamorada,
pues la viva esperanza, sin temor,
hizo a los cuatro vientos su jornada.


Soneto V

Hizo a los cuatro vientos su jornada.
Mi fe burló renuncias y derrotas,
y a piélagos peinó su risa alada
con alas de ilusión fieras e ignotas.


Fue ariete de la luz de la alborada,
y, en el salve del mar, las densas gotas
bautizaron su piel ensimismada
con un vaivén de espumas y gaviotas.


Llevaba el fiel pendón de los afanes
y el más honroso pan entre los panes
a las mesas de sueños traicioneros.


Mas no hay tiempo que vuelva o retroceda,
después de amar y amar, tan solo queda
disperso el corazón por cien senderos.


Soneto VI

Disperso el corazón por cien senderos,
probó de cada uno sus sabores;
y, mientras se llenaba de agujeros
en cada despedida, dejó flores.


No le importaba si eran verdaderos
aquellos que ofrecían sus amores;
cien veces se entregó casi que en cueros,
sin dejar un espacio a los temores.


Y, cuando el sol cayendo en el paisaje
le anuncia que la parca ya se acerca,
insiste en disfrutar de la mirada


que sabe despertarle su coraje,
libando de la rosa dulce y terca
de llana tierra o piedra aborrascada.


Soneto VII

De tierra llana o piedra aborrascada,
soy aluvión de arena en el bajío,
la patria de la bula enmarañada,
el luto del flamenco y su quejío.


El suelo en la marisma abandonada,
la suerte del burlón yerto de frío
en boca de una triste madrugada
al pairo en una barca junto al río.


Así mi corazón, abismo y soga,
disfraza sus sentidos prisioneros,
en esta cárcel que su paz ahoga.


No pide sino al cabo conmoveros
con esta pátina de mar que boga,
y a la suerte, en el mar, de cien veleros.


Soneto VIII

Y a la suerte, en el mar, de cien veleros
apuesto el fiel destino de mis pasos,
ese largo camino de luceros
con que siembran las noches los ocasos.


Me enfrento con mis miedos más sinceros
ocultos en la piel de los fracasos,
y en mi andar por los múltiples eneros
compruebo que los dones son escasos.


Mi viaje es gran duelo caprichoso,
enredado en las mil bifurcaciones
que no dejan sus huellas en la arena.


Un paseo cansado y silencioso
donde vuelan sin fin las ilusiones,
hoy enjambre que torna a su colmena.


Soeto IX

Hoy, enjambre que torna a su colmena
cuando la noche vuelve a sus entrañas,
otro mundo renace y envenena
y hasta al propio sol cierra las pestañas.


Va perdiendo el orgullo la voz plena,
la paz del río ondea entre las cañas,
rige el silencio, príncipe en su almena,
hoy camino al albor de almas extrañas.


Tanta belleza ahoga mi recelo,
me rindo ante su esencia más oscura,
si hasta el color más vivo palidece


cuando el atardecer se acerca al suelo,
y las chicharras sitian la cordura
cuando el bando de cuervos enronquece.


Soneto X

Cuando el bando de cuervos enronquece,
el agua en los terrones se hace esclava,
la falda en la montaña reverdece

con la linfa de lluvia, pronta y brava.

El tiempo con sus horas enloquece
y a paso de gigante se deprava,
agota juventudes y florece
la vejez que se enquista y que se agrava.


Las manos se hacen duras, quedan rotas,
banderas de ilusión son tan remotas
que arrasan con el hoy en presta huida.


Es entonces la nieve en la montaña
la que pule la arruga y se enmaraña
en busca de su peña denegrida.


Soneto XI

En busca de su peña denegrida,
oculta y olvidada en la espesura,
se refugió del mundo y de la vida
mi corazón hendido de amargura.


Por mucho que la busque, está perdida.
Se la llevó los años, su figura
jamás regresará, que la partida
es algo inevitable -¡Qué locura


comete quien intenta regresar
a un tiempo ya pasado, necio idiota!-
me dije reventado por la pena


y convertí el presente en nuevo hogar.
Aunque el dolor me rompa, no es derrota;
vuelve mi corazón a su faena.


Soneto XII

Vuelve mi corazón a su faena
reconstruyendo, torpe, los pedazos,
y circunda la mar, de luna llena,
la línea dibujada con sus trazos.


Desprende su aura tanta, tanta pena,
que es hidra que sofoca en sus abrazos,
tentáculo de sal, amor de arena,
uncido a la razón de antiguos lazos.


Y deseo diluir con tu figura
el calor que infundiste en mis entrañas
potenciando la noche que amanece.


Se impone un rictus pleno de amargura
mientras se unen sombrías telarañas
con néctares del campo que florece.


Soneto XIII

Con néctares del campo que florece
y alardea la luz con mil cabriolas,
vuelve el aire del mar, que me estremece
con el aroma a sal y a caracolas.


Vuelve el aire del mar y me parece
que me voy disolviendo y que las olas
acarician el duelo que entorpece
este ir y venir de carambolas.


Y, si me subo al monte a ver el río,
me embarga la emoción que me rodea:
los guijarros al sol llenos de vida.
.
Mas, si aparece el cierzo en el plantío,
confluyen la nostalgia y la marea
y el luto de la tarde desabrida.


Soneto XIV

Y el luto de la tarde desabrida
se acerca por el viento de poniente,
trayéndome esa brisa indefinida
que aplaca las miserias del creyente.


Te vi zurciendo el mar, de luz prendida,
dejándole en la espuma tu simiente.
Te veo, ante el altar, desguarnecida,
serena, firme, impávida y valiente,


rogándole a los dioses de las sombras
que dejen a los duendes del camino
velar, en los senderos, mi pisada,


e impidan al taimado, a quien no nombras,
llegar a esa terrible, cuyo sino
tuvo mi corazón, encrucijada.


Autores:

1- María Rosales Palencia

2- Luis Salvador Trinidad
3- Manolo Gimeno Cervera
4- Teresa Amado Nervo
5- Mardy Mesén Rodríguez
6- Helena Restrepo
7- Enrique Sabaté
8- Tere Bas
9- Juan Risueño Lorente
10- Carlos Corredor Camara
11- Luis Valero de Bernabé
12- Inmaculada Nogueras Montiel
13- Teresa Fernandez
14- Marcos Circenses

Con la colaboración de Mar Garcia.

domingo, 23 de abril de 2017



CORONA DE SONETOS
MALDITOS BASTARDOS

Soneto 0 (soneto madre)

En los tiempos oscuros y ancestrales,
gobierna una deidad cada elemento,
como furiosos entes inmortales,
en la tierra y el fuego, el mar y el viento.
Se retuercen sus ínfulas letales
cuando intuyen el agrio nacimiento
del hijo de dos signos zodiacales,
que cambiará la ley del firun descuido
y provocan la cólera evidente
del padre y las demás constelaciones.
María Rosales

Soneto I

En los tiempos oscuros y ancestrales,
cuando nada era todo y todo nada,
de los lóbregos antros siderales
se elevó una inocencia ilusionada.
Deja ahora esa luz en los anales
la esperanza que anida en su mirada;
y un espasmo sacude los umbrales
donde mora la sombra despiadada
de unos dioses que temen su agonía,
pues se unen los Doce ante el pasado
porque llega al presente su momento.
Es el hoy, el instante, el nuevo día,
si en un orbe caduco y acabado
gobierna una deidad cada elemento.

Marcos Circenses

Soneto ll

Gobierna una deidad cada elemento
e imponen con furor tormento y muerte;
los vientos emponzoñan con su aliento,
el fuego con cenizas se divierte,
la tierra está en constante movimiento
y el agua en destructora se convierte.
Existe en las estrellas sufrimiento
y el augurio de un ser que los liberte.
El rapto de los dioses, por temor,
al lucero que cumple el vaticinio,
enardece los cuerpos celestiales,
que luchan aguerridos con valor,
triunfando, hasta lindar el exterminio,
como furiosos entes inmortales.

Helena Restrepo

Soneto III

Como furiosos entes inmortales,
en un mágico mundo con su historia,
van los doce soldados siderales
donde Aries batalla por la gloria.
Extermina a los bravos de sus males
con el ígneo blasón de la victoria
al honrar los guerreros ancestrales
el perpetuo valor de su memoria.
Pone Aries en liza su destreza,
tras su piel de oro puro enriquecida,
y esmalta la justicia de talento,
de esplendor, de virtud y realeza;
la vehemencia en su lucha es aplaudida
en la tierra y el fuego, el mar y el viento.

Teresa Amado Nervo

Soneto IV

En la tierra y el fuego, el mar y el viento,
se alza firme la voz para la guerra;
no es mi modo, me falta hasta el aliento:
a su paz, el buen Tauro, mal se aferra.
Y no lo aceptaré, también me enfrento,
¡por los montes de Venus, y la tierra!,
ayudaré a ese niño, aunque regento
al signo más paciente, eso me aterra.
Así que, junto a todos, apechugo,
y no habrá en nuestras manos caridad,
se acabaron sus reinos infernales.
Unimos nuestras fuerzas contra el yugo,
hasta ver que, en su propia iniquidad,
se retuercen sus ínfulas letales,

Juan Risueño Lorente

Soneto V

Se retuercen sus ínfulas letales
las terribles potencias de la Nada.
Los gemelos, testigos de sus males,
desenfundan el filo de su espada.
Que sus gritos recuerdan vendavales
y, su furia, tormenta desatada.
Sus estrellas parecen ser puñales
de justicia y fiereza plateada.
Cuando lucha, descubre sorprendido
que el origen del mal no es la violencia;
es el miedo, dolor y sufrimiento.
.
Las potencias temieron al nacido
y el temor es castigo y es sentencia
cuando intuyen el agrio nacimiento.

Luis Valero de Bernabé

Soneto VI

Cuando intuyen el agrio nacimiento,
saltan chispas que inundan la amplitud,
comenzando el combate más violento
en que muestran los signos su actitud.
Brama cáncer al ver la esclavitud
y se suma a los once en un momento
de pasión rencorosa en plenitud,
timonel de su propio sentimiento.
Se deshace la noche en explosiones
sin que quepa el sabor de la derrota
para aquellos que son universales.
Y se siente embargado de emociones
cuando un vivo fulgor de pronto brota
del hijo de dos signos zodiacales.

Inmaculada Nogueras Montiel

Soneto VII

Del hijo de dos signos zodiacales
se erigen los cimientos de un camino
que infunde la ilusión en los mortales.

Cuerpo de fuego, corazón felino,
reo de los pecados terrenales.
Su vida, encadenada con mi sino,
se enlaza entre los puntos cardinales
bajo el orden regente del destino.
Sobre la antigua fuente desolada,
donde late el olvido de un sollozo,
el lucero elimina mi tormento.
Desde el sagrado reino de la nada,
es su boca la savia de este gozo
que cambiará la ley del firmamento

Manolo Gimeno Cervera

Soneto VIII

Que cambiará la ley del firmamento
cuando alumbre su luz sobre la tierra,
pues tengo el virginal presentimiento
de que va terminar con nuestra guerra.
Una guerra entre dioses, sufrimiento,
el final vergonzoso al que se aferra,
por razones del vil resentimiento,
el dios que en la tristeza nos entierra.
Pero mi hijo vendrá con la balanza
impartiendo justicia hasta el más fuerte
mientras toma del brazo al oprimido.
Es posible que algunos, por venganza,
lo persigan en pos de darle muerte.
¡No pueden aceptar a un elegido!

Luis Salvador Trinidad

Soneto IX

No pueden aceptar a un elegido,
es algo que sin duda les tortura:
no admiten que el aliento del ungido
gobierne en sus dominios con holgura.
Prefieren conservar lo conseguido
y raptan, para ello, a la criatura,
no quieren pernoctar en el olvido
ni caer en eterna desventura.
Presumen de inmortales soberanos,
la balanza impondrá justas razones
pues carecen del estro del clemente,
El poder se escabulle entre sus manos,
pues, quizás, el poder de sus acciones
los envíe al exilio permanente,

Ramon Bonachi

Soneto X

Que los lleve al exilio permanente
y reduzca a cenizas cada ancestro
y elimine el linaje descendiente
de los dioses del pánico siniestro
Aquellos que de un modo improcedente
provocaron mi rapto y mi secuestro
esa noche corrupta e inclemente
en que el mal fue señor y fue maestro
Del agua mis cenizas ya renacen,
ya se alza el escorpión ya resucita
temblad dioses perversos y mamones
que todos vuestro yugos se deshacen
al extender mi patria, hoy infinita,
a través de remotas dimensiones.

Joan Casafont Gaspar

Soneto XI

A través de remotas dimensiones,
se murmura que llega un neonato
poderoso, según las previsiones,
salvador, justiciero, el más sensato.
Los dioses controlaban las prisiones,
por ello deseaban un nonato,
soy signo sagitario de aflicciones
de un orbe despiadado y sin recato.
Las fuerzas se equilibran y regulan
y nace, con el brillo de una estrella,
el brote de los signos, complacido.
Entonces las deidades confabulan,
pretenden anular aquella huella:
secuestran al lucero en un descuido.

Carlos Corredor Camara

Soneto XII

Secuestran al lucero en un descuido
las fuerzas de lo oscuro maliciosas,
tienen al emisario sometido,
haciendo a sus mesadas victoriosas.
Los signos zodiacales se han unido,
formando están las huestes poderosas,
luchando con valor en su latido,
anclados entre opacas nebulosas.
Se canta de los justos la victoria,
pues se rinden los dioses a los hados
y aceptan una paz casi aparente.
Es hijo Capricornio de su gloria,
su aliento son los versos desbocados
y provocan la cólera evidente.

Pepy Vallejo Cuevas

Soneto XIII

Y provocan la cólera evidente
en el cosmos rocoso y macilento
con sus actos de orgullo impenitente
de un ocaso furtivo, astral ungüento .
En Acuario y su lluvia persistente,
se columbra del cenit el portento
de magnífica sed, rauda, emergente,
en el íntimo bien de este sustento.
Nada importa si en nada se aventura
el perpetuo socorro de la espera
en el halo triunfal de las ficciones.
La virtud que a su fin torna en oscura
la razón del orgullo y la bandera
del Padre y las demás constelaciones.

Enrique Sabaté

Soneto XIV

Del padre y las demás constelaciones,
que inundan con su luz el firmamento,
emanan las más sabias decisiones
que rigen fuego, tierra, mar y viento.
Los dioses, presumiendo de ambiciones,
provocan con su guerra el descontento
y aúnan los planetas sus acciones
rescatando al lucero del tormento.

Es Piscis, elegido por Neptuno,
la fuerza que controla la contienda
de dioses y demás signos astrales.
Y muestra entre sus aguas, uno a uno,
los pasos de la intrépida leyenda
en los tiempos oscuros y ancestrales.

Tere Bas

martes, 15 de noviembre de 2016

CORONA DE SONETOS

Odisea
Soneto 0
Zarpamos al capricho de los vientos,
mecidos por la mar embravecida,
oyendo en nuestras naves los lamentos
del cíclope cegado por su herida.

Recogieron las olas las canciones,
hechizadas con voces de sirenas,
que, con sus fascinantes tentaciones,
llenaron de veneno nuestras venas.

Y el silencio amparó nuestro latido
en el terso regazo de una diosa;
prisioneros de un mundo sin sentido
a merced de una estrella vanidosa.

Iniciamos la vuelta lentamente
con la paz arropada en nuestra mente.
Tere Bas

Soneto I
Zarpamos al capricho de los vientos,
llevados por la furia de la historia,
asidos a los pálpitos sedientos
de odiseas grandiosas y de gloria.

Se alternaban conquistas y derrotas,
cebándose la muerte en las batallas.
Surcábamos los mares hasta ignotas
regiones de selváticas murallas.

Ocurrieron sangrientos altercados
que fueron a la larga hermosas gestas.
Multitudes de intrépidos soldados
libraron la mayor de las apuestas.

Fuimos hombres con sangre ennoblecida,
mecidos por la mar embravecida.


Teresa Fernandez

Soneto II

Mecidos por la mar embravecida,
la furiosa impiedad de la tormenta
nos llevó hasta la faz desconocida
de una playa de náufragos hambrienta.

Acudieron bellísimas mujeres
y nos mostraron su esplendor desnudo;
después de seducirnos con placeres,
a algún incauto se comieron crudo.

Escupimos su denso bebedizo,
fermentado con ojos de tortuga,
para eludir el implacable hechizo
y perpetrar una ingeniosa fuga,

aunque siguen los negros pensamientos
oyendo en nuestra nave los lamentos.


Rosales

Soneto III
Oyendo en nuestra nave los lamentos
de aquellos con la sangre atrincherada,
me uno con valor a sus intentos
de vivir con el alma renovada.

Disponemos de rutas y un timón
y de un mar recargado de futuro,
nada va a detener nuestra pasión
por querer derribar al monstruo impuro.

Esperamos ahora en el batiente
el abrazo de brío y de destreza
que siempre lanza el mar sinceramente
a los hombres que saben con certeza

que la muerte le llega tras la huida
del cíclope cegado por su herida.
Joan Casafont Gaspar.
Soneto IV
"Del cíclope cegado por su herida"
con la sangre inyectando su mirada,
amarga como el néctar de la vida,
roja como la lava derramada.

Una sola mirada belicosa
bastó para cruzar las lunas llenas
con las blancas gaviotas fabulosas
en un mar maldecido por las penas.

Se vertieron los ojos inflamados
con lágrimas de rabia y de futuro.
Presiento el malestar de los callados
debajo del aroma del conjuro.

Y, al llegar el invierno a los pulmones,
"recogieron las olas las canciones".
Manolo Gimeno Cervera
Soneto V
Recogieron las olas las canciones
dibujando un perfecto pentagrama,
y en el mar una horda de legiones
luchaban con los mitos de esta trama.

Despertaban los dioses del ensueño
con ansias de llevar a los abismos
al grueso de la nave por empeño
a través de falsarios espejismos.

La flota prosperaba en la ofensiva
venciendo a los feroces huracanes
y al ver que estaba siendo productiva,
volvimos a soñar nuestros afanes.

Sentimos suspirar a las ballenas,
hechizadas con voces de sirenas.
Teresa Amado Nervo
Soneto VI
Hechizadas con voces de sirenas,
las ideas despiertan y se avivan;
por momentos perciben estar plenas
y con su ímpetu todo lo derriban.

Absortos en los héroes de ayer,
remando cada día van y vienen;
encuentran mientras singlan el placer
y logran la armonía que mantienen.

El puerto del atraque se marcó
y, en la carta, su nombre se destaca;
con una región libre se soñó,
y lo perpetrarán sin toma y daca.

Conseguirán forjar más ilusiones
que con sus fascinantes tentaciones.
Manuel Mejía Sanchez-Cambronero

Soneto VII
Que, con sus fascinantes tentaciones,
aquel lejano mar, enfurecido,
hechizó nuestro anhelo con visiones
de imágenes horribles, sin sentido.

Se oyeron unos cantos embrujados,
disueltos en las aguas azuladas,
y por ellos nos vimos arrastrados
hasta las playas solas y encalmadas.

La esperanza, de nuevo resurgida,
renacía al regreso a la nación.
Y la espada que al cinto fue ceñida
descansó de la guerra y la aflicción.

Los aullidos feroces de las hienas
llenaron de veneno nuestras venas.
Josep Duran Upson

Soneto VIII
Llenaron de veneno nuestras venas
alentando el furor por el combate.
Olvidamos rencillas y condenas
a favor de un histórico remate.

La muerte convirtió la espuma en coro
y la sangre manó sin esperanza;
la rabia transformó la afrenta en lloro
tras la nueva bahía en lontananza.

Se nos rompió el espíritu al instante
con flechas, al truncarse la aventura,
y se esfumó la luz del navegante
en la sal del fragor de su andadura.

Despedazó Atenea su vestido
y el silencio amparó nuestro latido.
Fabio Jair Avellaneda

Soneto IX
Y el silencio amparó nuestro latido,
llegando a los confines de este mundo,
donde vaga la sombra sin quejido
en el lecho de tierra más profundo.

Beben los muertos sangre derramada
y Tiresias acude a nuestra ofrenda;
será nuestra pregunta contestada,
profetizando el fin de la contienda:

“De sirenas oiréis los falsos cantos.
En la cueva respira el gran gigante.
De las aguas emergen los espantos.
Ni el oro que destelle ni el diamante.

Rey serás, y el rey siempre reposa
en el terso regazo de una diosa”.
Pepy Vallejo Cuevas

Soneto X
En el terso regazo de una diosa,
partimos por la mar a sus confines,
y fue nuestra mirada codiciosa
anclando entre corales y delfines.

La rosa de los vientos nos condujo
allende el Poseidón y su deseo;
cautivos de estupor y del embrujo,
rozamos el periplo de Odiseo.

Y fuimos in crescendo en la locura
al tiempo que mamamos su lenguaje,
añejo azul, miríada, bravura,
matices de odisea y hospedaje.

Vasto sueño quizás donde hemos sido
prisioneros de un mundo sin sentido.
Ricardo Díaz

Soneto XI
Prisioneros de un mundo sin sentido,
que muere entre grilletes y cerrojos
y sangra como un ciervo malherido
cubriendo amaneceres de despojos.

¡Rememos todos juntos, compañeros!,
frenemos la embestida dura y cruel
de aquellos poderosos caballeros
que tienen en sus manos el cincel

que labra nuestros sueños si dejamos
que venzan con sus cantos de sirena,
no hay duda, es imposible que rompamos
el yugo que a su fe nos encadena.

La voz no hay que dejarla silenciosa
a merced de una estrella vanidosa.
Verso Prisionero

Soneto XII
A merced de una estrella vanidosa,
cobijamos la fuerza en los tendones;
el arco vibró en rápida, gloriosa
sinfonía de rotos corazones.

Despejamos la incógnita, brïosos
vencedores rotundos del combate;
estallaron los pechos, orgullosos:
Eros fue nuestro tórrido acicate.

Los rivales, insulsos apagados
bajo el sol, nos regaron de carmines
y un adagio de besos azulados
nos rozó con ensalmo de violines.

Con el triunfo tatuado en nuestra frente,
iniciamos la vuelta lentamente.
Marisa Lozano Fuego

Soneto XIII
Iniciamos la vuelta lentamente.
¡Cuán lejana quedaba la marea
de esa costa apartada del Oriente!
Nuestros cuerpos, untados con la brea,

carenados en sangre e infortunio,
pero ajenos al miedo y al fracaso,
a la pálida luz del plenilunio,
arribaron por fin ante el ocaso.
.
Pero nada concluye sin tropiezos,
y una vasta caterva de malditos
devastaba el hogar con sus atrezos
de indolente atavío de apetitos.

Y con ellos la espada fue inclemente,
con la paz arropada en nuestra mente.
Marcos

Soneto XIV
Con la paz arropada en nuestra mente,
dejamos de pasar vicisitudes
y un eco melancólico y fulgente
nos alejó de aquellas latitudes.

Navegamos de nuevo por los mares
sorteando ciclones legendarios;
al regresar sin pausa a los hogares,
evitamos silentes adversarios.

Y llegamos a casa con urgencia
e intentando aliviar nuestras hazañas
allá donde reposa la impaciencia
y envejece el dolor de las campañas,

aunque a veces en sueños por momentos
zarpamos al capricho de los vientos.
Rosales

sábado, 6 de agosto de 2016

En tus brazos.
.
El amor nos unió por la mañana
y mi llanto abrazaste con ternura; 
corría la alborada en su hermosura
con su tupido velo de gitana,
.
y en tus brazos nació la luz del día
al beber del torrente de tus venas.
Entre mis labios trémulos tus penas;
te amaré más allá de mi agonía.
.
Siento en mi corazón desordenado
el eco de tu voz cuando me gimes
juntándose las gotas del deseo.
.
A tus manos inquietas le he llorado,
a tu risa siniestra que reprimes,
a tus ojos perversos de romeo.
.
Manolo Gimeno Cervera.
MALA MUJER... 

Sonreíste y me miraste 
como antes lo hacías, Alba, 
y de mi pecho un latido 
frío lloró la añoranza,
el corazón nunca olvida
las lágrimas derramadas.
No hay palabras en tu boca
que puedan curar mis llagas,
sembraste en mi corazón
el despecho que guardabas,
y el alma sigue de luto
corrompida, difamada,
llena de burlas y engaños.
Por debajo de tu falda
mientes tan bien que enamoras;
no he de caer en tus trampas
ni el rosado de tu carne.
Amé la sal de tus aguas,
sin saber de tu malicia
es un perro que no ladra.

Manolo Gimeno Cervera
Traidor.
,
Hay gente tan falsa que hasta me dan miedo, 
tienen doble cara como las monedas,
con sus apestosas palabras acedas
se dicen amigos, traicionero dedo.
.
Con el alma rota camina entre sedas
y en su mente teje con tela de araña
su traje de circo con ansias, con maña.
Sus brazos tatuados de verdes veredas
.
violenta su pulso y su voz de alimaña.
Tu traición me pesa mi estimado amigo
si a tus ojos miro y Dios será testigo
que te daré muerte con tu vil guadaña.
.
Manuel Gimeno Cervera.
Si yo fuera poeta.

Pintaría luceros en tu boca 
en esta noche fría de desvelo
para besar tu cuerpo sin tu velo

y sentir tu mirada que provoca

Y el corazón palpita desbocado;
me bebería a sorbos tu sonrisa,
amándote despacio muy sumisa
dibujando en tu piel enamorado.

Si yo fuera el poeta de tus ojos,
el fulgor que te alumbra en la mañana,
la mano que te escribe y te suplica.

Te pintaría, amor, los cielos rojos
el latir de tu pecho de pagana,
con gesto de dolor que no claudica.

Corazón de poeta por ti muere
abrazando tu sombra que me hiere.

Manolo Gimeno Cervera