martes, 15 de noviembre de 2016

CORONA DE SONETOS

Odisea
Soneto 0
Zarpamos al capricho de los vientos,
mecidos por la mar embravecida,
oyendo en nuestras naves los lamentos
del cíclope cegado por su herida.

Recogieron las olas las canciones,
hechizadas con voces de sirenas,
que, con sus fascinantes tentaciones,
llenaron de veneno nuestras venas.

Y el silencio amparó nuestro latido
en el terso regazo de una diosa;
prisioneros de un mundo sin sentido
a merced de una estrella vanidosa.

Iniciamos la vuelta lentamente
con la paz arropada en nuestra mente.
Tere Bas

Soneto I
Zarpamos al capricho de los vientos,
llevados por la furia de la historia,
asidos a los pálpitos sedientos
de odiseas grandiosas y de gloria.

Se alternaban conquistas y derrotas,
cebándose la muerte en las batallas.
Surcábamos los mares hasta ignotas
regiones de selváticas murallas.

Ocurrieron sangrientos altercados
que fueron a la larga hermosas gestas.
Multitudes de intrépidos soldados
libraron la mayor de las apuestas.

Fuimos hombres con sangre ennoblecida,
mecidos por la mar embravecida.


Teresa Fernandez

Soneto II

Mecidos por la mar embravecida,
la furiosa impiedad de la tormenta
nos llevó hasta la faz desconocida
de una playa de náufragos hambrienta.

Acudieron bellísimas mujeres
y nos mostraron su esplendor desnudo;
después de seducirnos con placeres,
a algún incauto se comieron crudo.

Escupimos su denso bebedizo,
fermentado con ojos de tortuga,
para eludir el implacable hechizo
y perpetrar una ingeniosa fuga,

aunque siguen los negros pensamientos
oyendo en nuestra nave los lamentos.


Rosales

Soneto III
Oyendo en nuestra nave los lamentos
de aquellos con la sangre atrincherada,
me uno con valor a sus intentos
de vivir con el alma renovada.

Disponemos de rutas y un timón
y de un mar recargado de futuro,
nada va a detener nuestra pasión
por querer derribar al monstruo impuro.

Esperamos ahora en el batiente
el abrazo de brío y de destreza
que siempre lanza el mar sinceramente
a los hombres que saben con certeza

que la muerte le llega tras la huida
del cíclope cegado por su herida.
Joan Casafont Gaspar.
Soneto IV
"Del cíclope cegado por su herida"
con la sangre inyectando su mirada,
amarga como el néctar de la vida,
roja como la lava derramada.

Una sola mirada belicosa
bastó para cruzar las lunas llenas
con las blancas gaviotas fabulosas
en un mar maldecido por las penas.

Se vertieron los ojos inflamados
con lágrimas de rabia y de futuro.
Presiento el malestar de los callados
debajo del aroma del conjuro.

Y, al llegar el invierno a los pulmones,
"recogieron las olas las canciones".
Manolo Gimeno Cervera
Soneto V
Recogieron las olas las canciones
dibujando un perfecto pentagrama,
y en el mar una horda de legiones
luchaban con los mitos de esta trama.

Despertaban los dioses del ensueño
con ansias de llevar a los abismos
al grueso de la nave por empeño
a través de falsarios espejismos.

La flota prosperaba en la ofensiva
venciendo a los feroces huracanes
y al ver que estaba siendo productiva,
volvimos a soñar nuestros afanes.

Sentimos suspirar a las ballenas,
hechizadas con voces de sirenas.
Teresa Amado Nervo
Soneto VI
Hechizadas con voces de sirenas,
las ideas despiertan y se avivan;
por momentos perciben estar plenas
y con su ímpetu todo lo derriban.

Absortos en los héroes de ayer,
remando cada día van y vienen;
encuentran mientras singlan el placer
y logran la armonía que mantienen.

El puerto del atraque se marcó
y, en la carta, su nombre se destaca;
con una región libre se soñó,
y lo perpetrarán sin toma y daca.

Conseguirán forjar más ilusiones
que con sus fascinantes tentaciones.
Manuel Mejía Sanchez-Cambronero

Soneto VII
Que, con sus fascinantes tentaciones,
aquel lejano mar, enfurecido,
hechizó nuestro anhelo con visiones
de imágenes horribles, sin sentido.

Se oyeron unos cantos embrujados,
disueltos en las aguas azuladas,
y por ellos nos vimos arrastrados
hasta las playas solas y encalmadas.

La esperanza, de nuevo resurgida,
renacía al regreso a la nación.
Y la espada que al cinto fue ceñida
descansó de la guerra y la aflicción.

Los aullidos feroces de las hienas
llenaron de veneno nuestras venas.
Josep Duran Upson

Soneto VIII
Llenaron de veneno nuestras venas
alentando el furor por el combate.
Olvidamos rencillas y condenas
a favor de un histórico remate.

La muerte convirtió la espuma en coro
y la sangre manó sin esperanza;
la rabia transformó la afrenta en lloro
tras la nueva bahía en lontananza.

Se nos rompió el espíritu al instante
con flechas, al truncarse la aventura,
y se esfumó la luz del navegante
en la sal del fragor de su andadura.

Despedazó Atenea su vestido
y el silencio amparó nuestro latido.
Fabio Jair Avellaneda

Soneto IX
Y el silencio amparó nuestro latido,
llegando a los confines de este mundo,
donde vaga la sombra sin quejido
en el lecho de tierra más profundo.

Beben los muertos sangre derramada
y Tiresias acude a nuestra ofrenda;
será nuestra pregunta contestada,
profetizando el fin de la contienda:

“De sirenas oiréis los falsos cantos.
En la cueva respira el gran gigante.
De las aguas emergen los espantos.
Ni el oro que destelle ni el diamante.

Rey serás, y el rey siempre reposa
en el terso regazo de una diosa”.
Pepy Vallejo Cuevas

Soneto X
En el terso regazo de una diosa,
partimos por la mar a sus confines,
y fue nuestra mirada codiciosa
anclando entre corales y delfines.

La rosa de los vientos nos condujo
allende el Poseidón y su deseo;
cautivos de estupor y del embrujo,
rozamos el periplo de Odiseo.

Y fuimos in crescendo en la locura
al tiempo que mamamos su lenguaje,
añejo azul, miríada, bravura,
matices de odisea y hospedaje.

Vasto sueño quizás donde hemos sido
prisioneros de un mundo sin sentido.
Ricardo Díaz

Soneto XI
Prisioneros de un mundo sin sentido,
que muere entre grilletes y cerrojos
y sangra como un ciervo malherido
cubriendo amaneceres de despojos.

¡Rememos todos juntos, compañeros!,
frenemos la embestida dura y cruel
de aquellos poderosos caballeros
que tienen en sus manos el cincel

que labra nuestros sueños si dejamos
que venzan con sus cantos de sirena,
no hay duda, es imposible que rompamos
el yugo que a su fe nos encadena.

La voz no hay que dejarla silenciosa
a merced de una estrella vanidosa.
Verso Prisionero

Soneto XII
A merced de una estrella vanidosa,
cobijamos la fuerza en los tendones;
el arco vibró en rápida, gloriosa
sinfonía de rotos corazones.

Despejamos la incógnita, brïosos
vencedores rotundos del combate;
estallaron los pechos, orgullosos:
Eros fue nuestro tórrido acicate.

Los rivales, insulsos apagados
bajo el sol, nos regaron de carmines
y un adagio de besos azulados
nos rozó con ensalmo de violines.

Con el triunfo tatuado en nuestra frente,
iniciamos la vuelta lentamente.
Marisa Lozano Fuego

Soneto XIII
Iniciamos la vuelta lentamente.
¡Cuán lejana quedaba la marea
de esa costa apartada del Oriente!
Nuestros cuerpos, untados con la brea,

carenados en sangre e infortunio,
pero ajenos al miedo y al fracaso,
a la pálida luz del plenilunio,
arribaron por fin ante el ocaso.
.
Pero nada concluye sin tropiezos,
y una vasta caterva de malditos
devastaba el hogar con sus atrezos
de indolente atavío de apetitos.

Y con ellos la espada fue inclemente,
con la paz arropada en nuestra mente.
Marcos

Soneto XIV
Con la paz arropada en nuestra mente,
dejamos de pasar vicisitudes
y un eco melancólico y fulgente
nos alejó de aquellas latitudes.

Navegamos de nuevo por los mares
sorteando ciclones legendarios;
al regresar sin pausa a los hogares,
evitamos silentes adversarios.

Y llegamos a casa con urgencia
e intentando aliviar nuestras hazañas
allá donde reposa la impaciencia
y envejece el dolor de las campañas,

aunque a veces en sueños por momentos
zarpamos al capricho de los vientos.
Rosales

sábado, 6 de agosto de 2016

En tus brazos.
.
El amor nos unió por la mañana
y mi llanto abrazaste con ternura; 
corría la alborada en su hermosura
con su tupido velo de gitana,
.
y en tus brazos nació la luz del día
al beber del torrente de tus venas.
Entre mis labios trémulos tus penas;
te amaré más allá de mi agonía.
.
Siento en mi corazón desordenado
el eco de tu voz cuando me gimes
juntándose las gotas del deseo.
.
A tus manos inquietas le he llorado,
a tu risa siniestra que reprimes,
a tus ojos perversos de romeo.
.
Manolo Gimeno Cervera.
MALA MUJER... 

Sonreíste y me miraste 
como antes lo hacías, Alba, 
y de mi pecho un latido 
frío lloró la añoranza,
el corazón nunca olvida
las lágrimas derramadas.
No hay palabras en tu boca
que puedan curar mis llagas,
sembraste en mi corazón
el despecho que guardabas,
y el alma sigue de luto
corrompida, difamada,
llena de burlas y engaños.
Por debajo de tu falda
mientes tan bien que enamoras;
no he de caer en tus trampas
ni el rosado de tu carne.
Amé la sal de tus aguas,
sin saber de tu malicia
es un perro que no ladra.

Manolo Gimeno Cervera
Traidor.
,
Hay gente tan falsa que hasta me dan miedo, 
tienen doble cara como las monedas,
con sus apestosas palabras acedas
se dicen amigos, traicionero dedo.
.
Con el alma rota camina entre sedas
y en su mente teje con tela de araña
su traje de circo con ansias, con maña.
Sus brazos tatuados de verdes veredas
.
violenta su pulso y su voz de alimaña.
Tu traición me pesa mi estimado amigo
si a tus ojos miro y Dios será testigo
que te daré muerte con tu vil guadaña.
.
Manuel Gimeno Cervera.
Si yo fuera poeta.

Pintaría luceros en tu boca 
en esta noche fría de desvelo
para besar tu cuerpo sin tu velo

y sentir tu mirada que provoca

Y el corazón palpita desbocado;
me bebería a sorbos tu sonrisa,
amándote despacio muy sumisa
dibujando en tu piel enamorado.

Si yo fuera el poeta de tus ojos,
el fulgor que te alumbra en la mañana,
la mano que te escribe y te suplica.

Te pintaría, amor, los cielos rojos
el latir de tu pecho de pagana,
con gesto de dolor que no claudica.

Corazón de poeta por ti muere
abrazando tu sombra que me hiere.

Manolo Gimeno Cervera
Spirit on the water (Espíritu en el agua)
.
Aquella noche vencida 
con el palpito sangriento,
vi morir tu voz, tu aliento, 

y el sol silenció tu herida.
Besé tu boca dormida
con el tormento vencido
y con el llanto perdido; 


todo volverá a ser agua,
la piel volverá a su fragua
con el corazón rendido.

.
Manolo Gimeno Cervera
Abanico de mentiras.
Te prometo, mi amor, no más mentiras;
puedo inventar historias sin princesas
si carnales deseos me confiesas
sin más aval que el aire que respiras.
Mi alma y mi voz palpitan si suspiras
dejando mis caricias solas, presas;
violando al corazón cuando me besas
y con piedad al llanto lo traspiras.
Y en secreto te escribo mis antojos
que el corazón oculta entre las rocas,
pero quizá mañana nada importe.
Me duele la mirada de tus ojos
matando la ansiedad que me provocas
aunque en la fría noche me conforte.
Autor: Manolo Gimeno Cervera.
España
Derechos reservados